Gobierno y CCAA trabajan unidos para garantizar un sistema de dependencia viable

El Gobierno socialista ha dejado un sistema de dependencia al borde de la quiebra y colapsado

El coste superó la dotación de 2.700 millones de euros prevista. Más de 300.000 personas todavía están en espera de recibir la ayuda por dependencia.

- Hay 225.000 grandes dependientes más de los que estimó el Gobierno socialista.

El Gobierno reformará el sistema para garantizar la viabilidad y la mejora de la atención de dependencia:

El Gobierno incentivará la atención profesional a dependientes para fomentar la generación de empleo y la calidad del servicio.
- Sanidad introducirá entre los criterios de prestación una ponderación que incentive la atención a los beneficiarios a través de servicios profesionales.
- Se primará la figura del cuidador profesional por encima de la del familiar, por lo que se reducirá la aportación que reciben estos últimos. - Se dejará de dar de alta en la Seguridad Social a los cuidadores familiares, pero se mantendrán a los que ya estaban.

Las personas que más lo necesitan tendrán garantizada la prestación del servicio sin coste alguno.
- Se simplificará el sistema de aportación en tres grados de dependencia y se tendrá en cuenta la renta y el patrimonio: pagará más el que más tiene.
- Las personas con rentas más bajas, por debajo de los 532 euros mensuales, no pagarán nada.

Se acabará con las desigualdades entre CCAA.
- Se fijarán unos criterios mínimos, tanto en solicitudes como en el reconocimiento del grado de dependencia: ante iguales circunstancias, iguales prestaciones.

Comentarios

Aviso de demoraLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.